Sofá y mesa de centro: la combinación ganadora

¿Qué altura para la mesa de café?

Un ejemplo de la distancia ideal entre sofá y mesa de centro.

La regla es que la mesa de café esté a la misma altura que el asiento del sofá por una cuestión de comodidad. Demasiado alta o demasiado baja, la mesa mal proporcionada dará lugar a posiciones incómodas para quien se sienta frente a ella. Así que comprueba la altura de la mesa de centro, normalmente entre 25 y 40 cm y evita espacios demasiado grandes con tu sofá. Si come con frecuencia en su mesa de café en el modo de bandeja de TV, sin embargo, puede recurrir a una mesa de café con una tapa elevadora. Los más prácticos son los que permiten desplazar un tablero para que los pies no queden abarrotados con los de la mesa de centro.

¿Qué tamaño para la mesa de café?

Una vez que se haya verificado la altura, también debes mirar el tamaño (y más específicamente el largo) de tu mesa de centro en relación con tu sofá. Sobre este tema, incluso hay una fórmula: la longitud de su mesa de café debe corresponder a ⅔ de la longitud de su sofá. De esta forma puedes colocar tu mesa de café, dejando un espacio vacío a cada lado para que sea más fácil para las personas sentarse en el sofá. Es preferible que se respete la simetría para una mejor armonía. Por último, no olvides dejar un espacio de 30 a 40 cm entre el sofá y la mesa para que no se impida la circulación y que las patas, pequeñas o grandes, tengan el espacio necesario para descansar.

¿Qué mesa de centro para un sofá recto?

Cuero y madera en bruto: una hermosa armonía no tan clásica.

Ahora averigüemos cuáles son las diferentes configuraciones de sofá. El sofá de la derecha, con 2 o 3 plazas, es el más habitual. Para este tipo de sofá, lo mejor es quedarse en una configuración donde la mesa de centro responda geométricamente al sofá, es decir una mesa rectangular que respete la altura y longitud prescritas anteriormente. Si la opción te parece demasiado acertada, también puedes optar por mesas nido pero, incluso desplegadas, no deberían ocupar más espacio que tu sofá. Finalmente, si tiene suficiente espacio y varios sofás verticales en su sala de estar, también puede comprar una mesa de centro cuadrada.

¿Qué mesa de centro para un sofá convertible?

En el caso de un sofá convertible, el tema no es tanto la forma como su facilidad de movimiento. Los sofás convertibles, una vez desplegados en camas, a menudo requieren mover la mesa de café. Si este último es demasiado grande o pesado, es posible que se arrepienta. Por lo tanto, limitamos nuestra investigación a una mesa de centro que sea de materiales ligeros y nos aseguramos de que se pueda mover fácilmente (sin tener que moverla de una habitación a otra). La última solución es buscar una mesa de café que esté equipada con ruedas, que puede funcionar muy bien, por ejemplo, en una decoración de estilo industrial.

¿Qué mesa de centro para un sofá esquinero?

¡Pies de brújula para todos!

El sofá esquinero o el sofá con chaise longue son configuraciones que se encuentran cada vez con más frecuencia. Estos arreglos permiten que varias personas se sienten en el mismo sofá sin tener que girar la cabeza para hablar entre sí. Gracias a este arreglo, ganamos comodidad y cordialidad. Para otros bajos adaptados, podemos permitirnos formas diferentes. En este caso, la mesa de centro redonda puede ser una buena opción que aumentará aún más el factor de convivencia en su sala de estar.

¿Qué pasa con los sofás y el estilo de las mesas de centro?

Suena obvio, pero es importante recordar que sus muebles serán más fáciles de combinar si tienen un estilo similar. Con un estilo escandinavo, apostamos por mesas de centro bastante refinadas, en madera clara o en blanco. Para un estilo más contemporáneo, las mesas de centro lacadas combinan bien. De la misma forma, podemos combinar materiales similares. Por ejemplo, una mesa de centro de madera funcionará mejor con un sofá cuyas patas también sean de la misma especie de madera.