Prepara tu cocina antes de irte de vacaciones

Anteriormente os habíamos dejado con la limpieza general de la casa antes de irnos de vacaciones. Ha llegado el momento de cuidar la estancia central, el corazón de la casa, es decir, la cocina. Si hay un lugar que merece atención antes de cerrar la puerta de la casa, ¡es aquí! La falta de atención en la preparación de esta pieza y el riesgo de volver con una mala sorpresa es grande. Así que esto es lo que debes hacer antes de irte.

Antes de irte de vacaciones, no dejes nada tirado en la cocina.

Esto tiene sentido, pero sigue siendo el consejo número uno, el que siempre debes tener en cuenta (incluso si tu mente ya está debajo de los cocoteros). No dejar nada por ahí significa cazar cualquier cosa que pueda estropearse, pudrirse o atraer criaturas no deseadas. A continuación se muestra una lista de las tareas a realizar en todos los casos, ya sea que deje una, tres semanas o dos meses: – Lavar, secar y guardar todos los platos sucios. Queremos a toda costa evitar que se forme moho durante nuestra ausencia. – Vacíe el lavavajillas y deje la puerta del aparato abierta para que circule el aire. – Lavar y secar las encimeras, aspirar y luego lavar el suelo para que no queden migas. – Saque la papelera de perecederos pero también la papelera de clasificación. Lleve las botellas de vidrio vacías al recipiente. – Lavar los botes de basura y secarlos bien al aire libre. – Recoger la ropa de cocina, poner en la ropa sucia lo que debiera estar y secar en plano lo húmedo.

Además de ser prácticos, los tarros le dan un toque decorativo.

¿Qué hacemos con la comida abierta?

Algunos alimentos estarán mejor protegidos si usa recipientes que se puedan cerrar. Hay cajas de plástico, tarros de cristal, pero también podemos plantearnos soluciones prácticas y económicas como este cierre improvisado con tapones para botellas de agua. Si le queda algún producto fresco que no haya tenido tiempo de consumir, es hora de llamar al timbre. Aunque pueda parecer incongruente para algunos, es mejor tirar la comida que aún es comestible, y luego forjar vínculos con los vecinos. ¡Siempre práctico antes de ir de vacaciones!

¿Deberías desenchufar tu refrigerador o no antes de irte de vacaciones?

Choque de dos campos: hay quienes aprovechan para una limpieza a fondo de la máquina y quienes desean poder degustar un producto fresco de camino a casa. El primer criterio importante a tener en cuenta es la duración de sus vacaciones. Si te vas por una semana, por ejemplo, puedes imaginarte fácilmente dejando algunos productos en una nevera que funcione. Atrás, luego puedes comer sin pasar por la caja del supermercado. Por otro lado, si desertas durante tres semanas, es mejor dejar la nevera apagada. En primer lugar, porque muy pocos alimentos frescos pueden soportar una vida útil tan larga y, en segundo lugar, porque si su frigorífico está casi vacío, consume muy poco.

Con solo presionar un botón, desconecto el refrigerador, pero el congelador sigue funcionando.

¿Y el congelador en todo esto? Es casi otra historia, pero también hay que pensarlo. Si este último necesita un desescarche, ¡ahora es el momento! En este caso, planifique dos semanas antes de la salida, cocinar recetas con los productos almacenados en su congelador para vaciarlo gradualmente. Si el congelador aún está lleno el día de la salida, déjelo funcionar. Por último, si está equipado con una combinación (frigorífico y congelador), compruebe si este último tiene modo vacaciones. Muy práctica, esta función le permite desactivar el frigorífico mientras deja la sección del congelador en funcionamiento.

Los pequeños detalles que marcan la diferencia

Después de todos estos quehaceres, piensas que nada se te ha escapado y, sin embargo, todavía hay algunos escollos. Por ejemplo, si disfruta de un café con filtro todas las mañanas, recuerde tirar el filtro antes de la salida. He pasado por este percance lo suficiente como para saber que el resultado después de unos días realmente no es agradable de ver. Recuerda también vaciar el depósito de agua ya sea de la cafetera o del hervidor para evitar rastros de cal. Puede ser aconsejable limpiar su tostadora porque muchas migas a menudo se quedan pegadas allí. Finalmente, haz un recorrido de inspección final dentro de tus dispositivos como el microondas y el horno para asegurarte de que no haya rastros de comida que puedan degenerar. Esta vez, es posible que esté listo para cerrar la puerta y salir. Si bien todas estas tareas del hogar pueden parecerle tediosas, le permitirán dormir profundamente mientras está fuera. Y cuando regreses, ¿no es un verdadero placer descubrir una cocina espumosa?