Los 10 ingredientes imprescindibles para tener en tus alacenas para elaborar tus productos domésticos

Lo orgánico está de moda, incluso cuando se trata de productos para el hogar. Y por una buena razón, existen muchas alternativas – igual de efectivas, menos costosas y sobre todo menos dañinas para la salud – a los detergentes y otros agentes químicos de limpieza que se encuentran en el mercado. Aquí está la lista de estas soluciones naturales para tener siempre en tu armario para limpiar tu hogar.

Meudon blanco para limpiar metales

Olvídate de los productos del hogar dedicados a la platería, este producto hace que los metales brillen de forma natural. Como su nombre indica, proviene de las canteras de tiza de la localidad de Meudon, cerca de París. Mezclarlo con agua para obtener una pasta multiusos, que limpia acero inoxidable, cobre, vidrio, mármol, loza o incluso vitrocerámica y ventanas. Basta con pasar un trapo para quitarlo.

Limón, que limpia tu interior

Es una receta de abuela que siempre funciona. Más allá de la cocina, el limón se puede usar para descalcificar los grifos del baño, desinfectar y desodorizar las paredes del inodoro y limpiar un microondas. Recuerda también poner medio limón directamente en tu lavavajillas para que tus platos brillen mientras perfumas el aparato.

Ácido cítrico y sus propiedades desinfectantes

Esta sustancia está presente de forma natural en el limón. Cuando lo usa solo, su efectividad se multiplica por diez para superar el sarro, el óxido y la grasa quemada en el fondo de una olla o en una estufa, por ejemplo. Sin embargo, tenga cuidado de no utilizar ácido cítrico sobre el esmalte, el mármol y el aluminio, de lo contrario se dañarán.

Jabón negro, que se lava más blanco que el blanco.

Conoces el jabón negro como producto cosmético, pero ¿sabes que puedes usarlo para la limpieza? Desengrasante pero sobre todo blanqueador, se puede utilizar en casi todas partes (para el suelo, electrodomésticos, fregadero, baño. Cómpralo en forma de pasta o líquido.

Sal y sus poderes mágicos

100% natural y multifuncional, la sal es un gran activo para la limpieza de la casa. Puedes usarlo para pulir una encimera, desengrasar cacerolas, lavar un horno y su placa, limpiar un frigorífico o eliminar restos de lima o teína en el borde de las tazas de té.

Percarbonato de sodio para eliminar las manchas de las alfombras.

La soda o el percarbonato de sodio es una buena alternativa a los productos químicos domésticos para devolver todo el brillo a la ropa de cama y las toallas de baño, pero también para desinfectar alfombras y tapetes. Este antibacteriano muy económico blanquea la ropa además de eliminar los malos olores de las fibras y combate las manchas rebeldes de café, vino, chocolate y salsa de tomate entre otros.

El jabón de Marsella imprescindible

Cambia tu ropa tradicional por un producto atemporal: el famoso jabón de Marsella. Eliminará múltiples manchas sin dañar la tela, pero usando solo una pequeña dosis. ¡También puedes utilizar este producto mediterráneo en la cocina y el baño, de suelo a techo!

Sal de acedera para un blanco brillante

¿Los colores de tu ropa son cada vez menos vivos después de varios lavados a máquina? Use un blanqueador orgánico, sal de acedera, antes de comenzar el ciclo de su lavadora, en lugar de comprar detergentes comerciales específicos que no siempre son muy efectivos.

Cristales de soda para desengrasar la casa

Dígale adiós a las trazas de grasa diluyendo unos cristales de refresco en agua. Puedes usar esta mezcla para limpiar el esmalte de tu fregadero o de una estufa de gas grasienta, para usarla como jabón para platos casero o como producto para lavar los azulejos, o para reactivar una lavadora obstruida por cal. La tierra de Sommières es otra posibilidad para quitar las manchas de grasa.