Lavado a mano: 5 consejos prácticos para elegir y lavar la ropa

Falta o avería de lavadora, vacaciones, viajes … Aunque la tarea es tediosa, en ocasiones nos vemos obligados a lavar la ropa a mano. Si bien la mayoría de las máquinas incluyen programas adecuados para prendas especialmente manchadas, lana y tejidos delicados, en algunos casos es preferible lavar la ropa usted mismo para no dañarla. ¡Sigue nuestros consejos y trucos para lavar tu ropa de forma segura!

Consejo # 1: clasifica la ropa

Al igual que con el lavado a máquina, es fundamental clasificar la ropa de antemano. ¡De hecho, estos pueden decolorarse uno encima del otro! Así que separa el blanco, los colores vivos y las tonalidades oscuras (azul marino, negro …), así como las prendas delicadas (lencería, pantis …).

Consejo 2: elige la ropa adecuada

Elija un producto de limpieza adecuado para el tipo de ropa que desea lavar: las enzimas contenidas en algunos detergentes pueden dañar los tejidos delicados, por ejemplo. La forma más sencilla es leer las instrucciones en la parte posterior de cada producto. Encontrarás detergente en forma líquida, en gel o con purpurina. Sin embargo, puedes optar completamente por un jabón anticuado como el jabón de Marsella, conocido por su eficacia y su respeto por el lino.

Consejo 3: reconoce los símbolos

Las siglas que contienen instrucciones de lavado están escritas en las etiquetas de todas las prendas. ¡Asegúrese de seguir estas recomendaciones al remojar su ropa! En caso de duda, lava la ropa a mano con agua fría y un detergente especial para ropa delicada para no arriesgarte a dañar la fibra del tejido o a pellizcar tu bonito jersey de lana …

Consejo n ° 4: conoce las técnicas de lavado

Revise cada prenda de ropa para limpiar primero las manchas difíciles con un quitamanchas adecuado para su tela. Vierta dos cucharadas de detergente en polvo o un poco de gel en un recipiente grande y luego agregue agua fría o tibia según el tipo de ropa. ¡No aplique una sobredosis a la ropa ya que esto dañará su ropa o convertirá su baño o cuarto de lavado en una “fiesta de espuma”! Mezclar bien el detergente con el agua: este paso facilitará tanto el lavado como el aclarado, a la vez que evita los antiestéticos depósitos blancos en la ropa. Luego sumerge tu ropa en agua para remojarla, sin frotar para no debilitar la fibra. Revuélvelas suavemente para que cada parte de la prenda se empape en agua con jabón.

Consejo # 5: no descuides el enjuague

Cuando tu ropa haya estado en remojo durante diez minutos, enjuágala con agua limpia para eliminar todo rastro de detergente y así conservar el tejido. Recuerde escurrir bien la ropa antes de secarla completamente.
Pequeño consejo para la lana : después del centrifugado, puede absorber suavemente el exceso de agua con una toalla de felpa.