Elegir un horno: todos nuestros consejos

Los diferentes tipos de hornos

Además de la elección entre gas y electricidad, que es evidente según las instalaciones, el primer criterio para elegir un horno es saber qué tipo de aparato se desea: ¿un minihorno? ¿Un horno integrado en una estufa? ¿Un horno empotrado? Sea cual sea el modelo, puedes elegir tu horno con diferentes tecnologías, según tus hábitos y tu presupuesto, como termostatos electrónicos o programación.

Elija el modo de calentamiento de su horno

El modo de calefacción es el segundo criterio a tener en cuenta. Elegir un horno se reduce a decidir si desea cocinar tradicional o asistido por ventilador. Los primeros, calentados mediante una resistencia, se distinguen por su facilidad de uso y su poder calorífico. Por otro lado, no es posible cocinar varios platos al mismo tiempo sin mezclar los olores. En un horno asistido por ventilador, el aire circula gracias a un ventilador. La cocción es más homogénea, el tiempo de precalentamiento es más corto y se puede cocinar en dos pisos al mismo tiempo. Aquellos que no pueden decidirse siempre pueden elegir un horno combinado. La última opción posible en cuanto al modo de calentamiento: cocción al vapor, a baja o alta presión, o incluso con vapor seco. Este sistema, todavía caro, permite cocinar alimentos de forma saludable, pero olvídese de gratinados y otros pasteles.

Elegir un horno: pensar en la limpieza

Cocinar es limpiar, y este criterio sigue siendo uno de los más importantes a la hora de elegir un horno. Allí, de nuevo, varias soluciones: el horno de catálisis, cuyas paredes son autolimpiantes (no las rejillas y el vidrio); el horno de pirólisis, que convierte la suciedad en cenizas; o simplemente, limpieza manual, horno que habrá que mantener regularmente.