El arte del té de la tarde en invierno

En invierno, el té de la tarde es un momento sagrado para jóvenes y mayores. Confortante, ayuda tanto a mantener una sonrisa, a evitar los bocadillos como a acercarse a la velada con toda serenidad. Y los fines de semana, representa una oportunidad de ensueño para recibir fácilmente a los seres queridos de una manera original y festiva. ¡Todos nuestros consejos para degustar con estilo!

El arte del chocolate caliente

Cuando bajan las temperaturas, la hora del té evoca inevitablemente el hechizante aroma del chocolate caliente casero. Tan golosa como regresiva, esta bebida no solo nos hace retroceder a la infancia, sino que además satisface todos nuestros dulces deseos y evita que piquemos al final del día. Para un chocolate perfecto, los puristas calientan la leche en la cacerola antes de derretir en ella cuadrados de chocolate de repostería y agregarle azúcar, un poco de crema fresca, vainilla y una pizca de canela. ¡Mmm! Quienes prestan atención a su figura también pueden prepararlo con leche vegetal menos calórica, cacao en polvo y aspartamo … Por último, nos encantan los cubitos de chocolate caliente en barra para derretir en una taza de leche caliente. Prepáralos con anticipación derritiendo chocolate amargo y chocolate con leche, luego agrega chocolate en polvo y azúcar y llena una bandeja de cubitos de hielo con esta preparación. Agrega los palitos de esquimal, deja enfriar y guarda en el refrigerador. ¡Éxito garantizado al desmoldar!

Cubitos de chocolate para derretir de placer

La hora del té

Tanto en la oficina como en casa, el ritual anglosajón de la “hora del té” permite concertar un descanso al final de la tarde para recargar pilas. Según tus gustos, elige tés sueltos, una bonita tetera y tazas XXL, luego calienta el agua en la tetera sin llegar al nivel de ebullición: idealmente 90 ° C para tés negros y 75 ° C para tés. verde. Dejar en infusión durante el tiempo recomendado y eventualmente añadir una rodaja de limón, un poco de azúcar o una gota de leche. Tómate el tiempo para oler tu té antes de beberlo suavemente y deja que los aromas calmen tu cuerpo y tu mente … ¡Un ritual relajante para adoptar solo, con familiares y compañeros para luchar contra el estrés del final del día!

¿Son las 5 en punto? ¡Rápido, un té!

Tartas y pasteles caseros

Quien dice bocadillo también dice tortas, pasteles, magdalenas, galletas, bollos y otros pasteles de frutas. Y cuando vienen directamente del horno, ¡son incluso mejores! Más fáciles de hacer de lo que parecen, las recetas tradicionales son accesibles para todos los gourmets. Invierte en moldes y cortadores de galletas, llena un armario con harina, azúcar, levadura, azúcar de vainilla, chocolate de repostería, frutos secos y especias, recuerda tener siempre huevos y mantequilla, y listo, estás listo para casi improvisar. ¡cualquier receta para un sabor casi perfecto! Nuestra selección de moldes para tartas

¡El inimitable sabor de lo casero!

Reciba con gofres y panqueques caseros

Si la necesidad de hibernar te hace querer dormir hasta tarde e irte a la cama con las gallinas, ¿por qué no invitas a familiares y amigos a la hora del té? Más fácil de organizar que el brunch, más gourmet que un aperitivo, la merienda es muy buena: deja tiempo para prepararse con suavidad, solo requiere unos pocos platos y facilita el banquete con waffles o panqueques. Casa. Tanto si prefieres invertir en una plancha para gofres, como para hacer girar tus tortitas delante de tus invitados, la receta es muy sencilla: saca los tarros de mermelada, miel y untable, presenta unas lonchas de jamón y queso y pide a todos que se preparen. su crepe o gofre dulce o salado. Buen provecho !

Waffles, para un momento gourmet y amigable

¿Qué tal salir a comer algo?

Y para convertirse realmente en el rey del té de la tarde, también considere ir a tomar un refrigerio al aire libre, ¡incluso en pleno invierno! Asa castañas en el asador, sirve muffins al horno en la terraza y prepara una canasta de picnic con un gran termo de té caliente para ir a tomar un refrigerio en el bosque, en la playa, o incluso en el parque a la salida del Escuela. ¡Viva el sabor! Nuestras 10 ideas para seguir viviendo al aire libre cuando hace frío

Un bocadillo al sol en invierno.