Delimitar el espacio de la sala de estar del espacio del comedor: nuestros consejos y sugerencias

¿Tu salón y tu comedor son uno y te gustaría hacer dos espacios bien diferenciados? El equipo editorial de deco.fr comparte contigo todos sus consejos para ayudarte a delimitar el salón del comedor, sin embarcarte en una obra titánica. Consejos de decoración, ideas prácticas y muebles adecuados, ¡sigue la guía!

Para separar la sala de estar del comedor, un mueble en lugar de una partición.

Si los grandes salones son muy agradables, lo cierto es que casi siempre tratamos de separar el salón del comedor. Dos espacios de vida muy diferentes que no usamos en absoluto de la misma manera o con la misma frecuencia. Para delimitarlos, la opción más obvia es colocar un mueble entre los dos destinado a actuar como tabique parcial. Si no desea invertir en muebles, simplemente puede colocar su sofá para reducir el espacio a la mitad. Al apoyarse en una consola del lado del comedor para realzar su decoración, la separación será elegante y fluida. De lo contrario, déjate tentar por una librería calada, para dejar pasar la luz entre los dos espacios mientras los distingue con un mueble que también te proporcionará almacenaje.

El respaldo del sofá acentúa la separación entre los dos espacios.

Una identidad de pared para cada espacio

Muy a menudo, tendemos a pensar que es necesario amueblar el espacio para modularlo. Sin embargo, personalizar las paredes es un formidable truco de decoración para diferenciar una habitación de otra. Si quieres darle un ambiente acogedor a tu salón y separarlo más del comedor, forra una de las paredes del salón con papel pintado decorativo. Ambiente tropical o retro, ¡date un capricho! Al dejar las paredes de tu comedor neutrales, la separación entre los espacios se hará por sí sola. Otro consejo: juega con la pintura. La sala de estar es una sala de estar que nos gusta la mayor parte del tiempo luminosa, y el comedor es el área para cenas con amigos o comidas familiares. Al pintar las paredes del comedor con una tonalidad cálida y oscura, traerás privacidad a este espacio, ¡ahora bien definido desde la sala de estar!

Un fondo de pantalla de colores para marcar un espacio: ¡bien hecho!

Un piso para la sala, otro para el comedor

De la misma forma que las paredes ayudan a estructurar el espacio, el suelo también tiene un papel que desempeñar. Si está dispuesto a incurrir en algunos gastos, no dude en poner un piso diferente para la sala de estar y otro para el comedor. Parquet y baldosas de cemento, alicatado y moqueta, elige la combinación que más te convenga según el ambiente que quieras darle a cada zona. Otro consejo de decoración económico: ¡alfombras! Casualmente, estos elementos decorativos son particularmente efectivos para separar dos espacios. Coloque una alfombra bereber en su sala de estar bohemia y una alfombra de algas marinas en su comedor despejado, ¡y verá que estos dos espacios no tendrán nada en común!

Una alfombra grande en el salón: ¡el truco práctico para distinguirla del comedor!

El techo de cristal para separar la sala de estar del comedor.

¿Eres de esas personas que piensa que no hay nada mejor que un tabique para separar el salón del comedor? Ciertamente, pero al elegir esta opción, se despide del semáforo y de todo el tráfico entre las dos habitaciones. Al favorecer la elección de un techo acristalado, aportarás un auténtico aspecto decorativo a tu salón, al tiempo que delimitas los espacios y sin perder luminosidad. ¡El dúo ganador! Por el lado del estilo, atrévete con el techo de vidrio de taller para acentuar una decoración industrial, o prefiere el techo de vidrio retro con pequeños cuadrados para darle carácter a tu interior de estilo vintage. ¡No te olvides tampoco de la opción de la puerta corredera de cristal, que cortará la pera por la mitad entre amantes de los tabiques y demás!

El techo de vidrio hace que el espacio de la sala de estar sea más íntimo y mantiene la apertura.

La chimenea de diseño para delimitar el espacio

Última opción un poco más cara pero realmente gratificante para tu hogar: la chimenea de diseño. La idea es separar la sala de estar del comedor creando un atractivo atractivo común a ambos espacios. Ya sea integrada en una pared o suspendida como una estufa de leña, la chimenea es el máximo confort en las largas noches de invierno. Para una comida festiva con una mesa grande o una noche de televisión romántica, no hay nada como un ambiente acogedor junto al fuego. En la sala o comedor, todos se benefician, ¡incluida la factura de la luz!

Una chimenea central: el elegante truco para distinguir dos espacios habitables.