¿Cómo optimizar su sistema de calefacción?

En invierno, el sistema de calefacción del hogar a menudo recibe toda nuestra atención. Sacar el máximo partido a ella y al mismo tiempo realizar importantes ahorros en un presupuesto que sigue evolucionando a lo largo de los años es un verdadero desafío. A continuación se ofrecen algunos consejos prácticos para lograrlo. Encuentre más artículos sobre el tema: Estimación de trabajos de calefacción

Primer paso: buen aislamiento

Uno de los requisitos previos más importantes para optimizar su sistema de calefacción se refiere al aislamiento del edificio y de las distintas estancias. Debe saber que sin un buen aislamiento, su sistema está sujeto a pérdidas de energía. De hecho, según las estadísticas, un mal aislamiento de las paredes, el suelo o el techo sería responsable de casi el 30% de la pérdida de calor. Para limitar estas pérdidas y reducir así su presupuesto de “calefacción”, es por tanto imprescindible comprobar el aislamiento de todas las piezas y reforzarlo si es necesario, antes incluso de pensar en sustituir su caldera. Si es necesario, no dude en optar por cristales dobles o triples para sus puertas y ventanas. Para el techo, la elección de un buen aislamiento también es importante. Evidentemente, para que estos esfuerzos den frutos, es importante limitar al máximo las idas y venidas cuando su sistema de calefacción está en pleno funcionamiento.

Adoptar un sistema de regulación

Un uso racional de la energía de sus diversos sistemas domésticos requiere absolutamente el uso de un sistema de programación moderno. En este contexto, considere equipar sus radiadores con válvulas termostáticas que permitan un ajuste sistemático de la temperatura ambiente de cada habitación. Igual de eficiente e incluso más moderno, un reloj de programación permite, como su nombre indica, programar el funcionamiento de su caldera según franjas horarias predefinidas. Por lo tanto, durante las horas pico, su caldera funcionará a un ritmo más alto que durante las horas en que la casa está menos ocupada. El uso de este tipo de sistema domótico también ofrece muchas otras oportunidades para un uso personalizado de su sistema de calefacción.

Opte por equipos modernos

Elegir equipos modernos para su sistema de calefacción es un paso hacia la optimización de su consumo de energía. En este contexto, considere reemplazar su caldera convencional de gas o petróleo por una caldera de condensación. Se trata de dispositivos más recientes que ofrecen una eficiencia mucho mayor que la de las calderas antiguas. Estos últimos ya no cumplen con los estándares actuales y son responsables de importantes pérdidas de energía. La otra opción igualmente interesante es el uso de energías renovables con bombas de calor, suelo radiante o incluso paneles fotovoltaicos que, además de ecológicos, te dan la posibilidad de beneficiarte de un crédito. impuesto bajo ciertas condiciones. Finalmente, sea cual sea el sistema de calefacción que elija, clásico (gas o aceite), moderno (de condensación) o ecológico, considere presupuestar el mantenimiento regular. Ésta es la clave para un mejor desempeño y la garantía de ahorros sustanciales a largo plazo.