¿Cómo mantener sus baldosas de cemento?

Ya sea en la cocina o en el baño, estampados o lisos, a nadie le gusta ver sus baldosas de cemento empañadas o dañadas. Aquí tienes nuestros consejos para cuidarlo durante todo el año.

Mantenimiento diario de baldosas de cemento

No apliques en tus preciosos azulejos los ingredientes mágicos aptos para la limpieza del hogar, como limón, vinagre blanco o incluso lejía. De hecho, estos aliados muy ácidos (pero efectivos) dañan las baldosas de cemento como el mármol. Asimismo, los productos “anti-piedra caliza” son formidables. Para la limpieza diaria, opte por otro ingrediente milagroso: jabón negro. Mezclada con agua caliente y aplicada al piso con un trapeador, esta mezcla limpiará a fondo tus baldosas. Recuerde enjuagar su piso con abundante agua después de la aplicación para evitar rastros de residuos.

Quitar una mancha de baldosas de cemento

Que no cunda el pánico, una simple esponja húmeda y abrasiva es suficiente. Un poco de jabón de Marsella sobre este último y frota la mancha en tus azulejos.

Proteja sus azulejos de forma sostenible

Como un parquet, las baldosas también deben protegerse para soportar el tráfico diario. Una capa de aceite duro, aplicada dos veces, ayuda a proteger tu suelo (avisa a los habitantes de la casa durante la aplicación para evitar caídas). De lo contrario, hay productos impermeabilizantes disponibles en las tiendas de bricolaje para proteger sus baldosas de cemento de las manchas de aceite, agua o grasa.

Otros productos para limpiar sus baldosas de cemento

Acude a tu supermercado si quieres optar por un producto listo para usar. Preferiblemente elija soluciones con pH neutro que no se enjuaguen. Algunos contienen aceite de linaza, que mejora la eficacia de los productos.