¿Cómo mantener las plantas aromáticas en la cocina?

Vuelves de las compras super feliz de haber traído plantas aromáticas en macetas para tu cocina. Pasan una o dos semanas y es la tragedia: tus plantas se ven grises y terminan, ¡una vez más en la basura! Pulgar verde o no, las plantas aromáticas son fáciles de cultivar. E incluso si requiere un poco de atención, es posible que duren. Riegos, variedades, sol, abono y recolección … ¡Te damos nuestros consejos para mantener tus plantas aromáticas en interior y POR FIN poder disfrutarlas!

1. Una maceta por planta aromática

No siempre es fácil encontrar espacio en el interior para cultivar plantas aromáticas. Y muy a menudo tendemos a creer, erróneamente, que poner varias variedades en la misma sembradora no supone ningún problema. Pero en realidad, cada planta aromática requiere unas condiciones de desarrollo especiales. Para entenderlo basta con fijarse en las principales familias de plantas aromáticas: * Plantas aromáticas perennes: de origen mediterráneo en su mayor parte, son las plantas aromáticas más resistentes a las estaciones y que, en consecuencia, son famosas. por su resistencia. * Plantas aromáticas anuales o bienales: tienen un ciclo de vida que varía entre uno y dos años y requieren un mantenimiento regular para desarrollarse. * Plantas aromáticas sin heladas: directamente de países cálidos, estas plantas no soportan el frío. Por esta razón, deben cultivarse en interiores durante el invierno y recibir mucha luz.

Huerto conectado Listo para crecer

Si quieres disfrutar de tus plantas aromáticas el mayor tiempo posible, te conviene definir una maceta para cada una de ellas. Por ejemplo, al tomillo le gusta especialmente el sol pleno, mientras que el perejil es más sensible a él. Si desea cultivar ambos, deberá colocarlos en diferentes lugares. Como habrás entendido, cada planta aromática requiere un mantenimiento especial y es por ello que es mejor obtener información de especialistas antes de empezar.

2. La importancia de la luz

Cache-pot Bacsac

En términos generales, las plantas aromáticas necesitan una cantidad significativa de luz para prosperar. Idealmente, encuentran su lugar en el alféizar de una ventana orientado al sur. Pero puedes ponerlos perfectamente en una estantería o en un mueble siempre que les llegue la luz exterior. Se dice que se necesitan entre 6 y 8 horas de exposición solar al día. Pero de nuevo, todo depende de las variedades que tengas. Las plantas aromáticas que requieren una fuerte luz solar son:

  • tomillo
  • el romero
  • la sarriette
  • Sabio
  • eneldo
  • orégano
  • el cilantro
  • cebollín
  • la Basílica …

Las plantas aromáticas que prefieren la sombra parcial son:

  • perejil
  • la menta
  • estragón
  • perifollo …

¿El truco para recordar? Si ves que aparecen manchas en las hojas de tus plantas aromáticas es porque están sometidas a demasiada luz. Por el contrario, sus plantas aromáticas manifestarán su falta de luz solar al encoger las hojas y alargar los tallos. Reacciona y mueve tus macetas en consecuencia.

3. La calidad de la tierra

Huerto interior de bricolaje Place of my Taste

Quién dice plantas aromáticas saludables, dice suelo de calidad. De hecho, para permitir que se desarrollen, debe conocer las necesidades de agua y minerales de cada uno de ellos. Un suelo húmedo y arcilloso será fértil para algunas especies, mientras que otras preferirán un suelo drenado o incluso calizo y arenoso. En todos los casos, considere trasplantar su planta aromática tan pronto como la compre. Al trasplantar, no dude en añadir algún fertilizante para favorecer su crecimiento. Elija un fertilizante natural y completo que contenga nitrógeno, fósforo y potasio.

4. Riego de plantas aromáticas

Volumen de la maceta, época del año y clima, tipo de variedad … Todos estos elementos tienen consecuencias sobre el riego de las plantas aromáticas. Mientras que en primavera se recomienda regarlos cada dos días, en verano el riego debe realizarse todos los días. Cuando vuelve el frío, es preferible espaciar los riegos. El objetivo es mantener la tierra bastante húmeda. Si el suelo comienza a secarse en la superficie, debe regarse nuevamente. Pero estas son solo recomendaciones y nada mejor que observar sus plantas aromáticas para comprender y administrar la cantidad de agua que requieren. Sin embargo, asegúrese de utilizar macetas con agujeros para facilitar el drenaje y evitar que el agua se estanque en el fondo.

5. ¡Cuidado con la cosecha!

Para permitir que florezcan sus plantas aromáticas, puede podarlas. En la práctica, basta con cortar los brotes muertos o gravemente dañados y podar las ramas lignificadas. De esta manera, permite que crezcan nuevas hojas y así se renueven. ¡Tenga cuidado de no cortar demasiado! No debes cortar más de dos tercios de la planta y nunca cortar la base de la planta, de lo contrario, pondrás en riesgo el siguiente rebrote. Al cosechar, siempre recoja las hojas de la parte superior de la planta. Esto tendrá el efecto de fomentar la ramificación. Sobre todo, ten paciencia y respeta el ciclo natural de cada planta. Si los cuidas con cariño, te devolverán el favor realzando todos tus pequeños platos caseros …