¿Cómo elegir muebles y objetos vintage en un mercadillo?

Recorrer mercados de segunda mano para encontrar muebles bonitos a precios reducidos, es tentador, especialmente cuando eres un poco manitas y sabes que incluso puedes aprovechar las piezas para reparar. Pero, ¿dónde está la diferencia entre un mueble que requiere un pequeño refresco y uno para el que es necesaria una verdadera restauración? ¿Y cuáles son los límites que hay que dar para estar seguro de poder llevar un lavado de cara al objeto codiciado para un mueble vintage a tu gusto?
Consulté a los entusiastas del mercadillo, pero también busqué el consejo de Soline de So Sweet vintage, que repara y vende objetos decorativos y muebles para niños. Su ojo se ha agudizado con la experiencia y en medio de las viejas ventas de chatarra y garaje, ¡no tiene igual para encontrar maravillas!

La importancia de la materia

Algunos materiales son más fáciles de limpiar o reparar que otros. La madera se puede reparar y lijar con bastante facilidad, mientras que el metal requiere habilidades de soldadura. Los muebles de ratán también tienen inconvenientes: tan pronto como se desprenda una barra, el conjunto se aflojará y correrá el riesgo de comenzar a girar. El plástico tenderá a desvanecerse sin posibilidad de reparación con el tiempo, mientras que la madera tenderá a trabajar, deformarse o deformarse. Tenga en cuenta el tiempo de la codiciada habitación: ¡los especialistas solo reparan muebles antiguos con piezas de madera de la misma edad! Las formas y los materiales también han evolucionado con el tiempo: mientras que el revestimiento de las ollas de cobre modernas es seguro, el estañado de los modelos más antiguos contiene plomo y puede ser muy dañino.

Madera? ¿Mármol? Metal ¡Echa un vistazo al mercadillo!

Ten en cuenta tu nivel

Si no tiene habilidades específicas de bricolaje, elija artículos que requieran más una buena limpieza que reparaciones, el trabajo de acabado en lugar de la estructura. Su creatividad encontrará lo suficiente para expresarse en el trabajo de pintura o en la elección de los accesorios (asas, trenzas, lona de la tumbona, etc.) y es mejor dejar la restauración de piezas antiguas a los profesionales. Las herramientas básicas pueden ser suficientes para volver a escribir algunos artículos, pero tenga cuidado con los muebles que son enrevesados, angulares o que tienen huecos que serán más difíciles de limpiar sin una lijadora triangular o accesorios en ángulo. ¡Cuidado también con el hierro forjado retorcido que solo se puede lijar a mano! También tenga cuidado de evaluar adecuadamente el trabajo requerido para actualizar su adquisición. Un buen negocio puede convertirse rápidamente en un foso financiero si son necesarias muchas reparaciones, especialmente en materiales frágiles (marquetería, cristal, etc.) para los que la intervención de un especialista es fundamental. También considere el costo de los materiales: volver a tapizar una silla o volver a tapizar un sillón puede ser costoso y es mejor esperar a encontrar uno mejor usado.

¿Te apetece renovar este pupitre?

Acabados bajo el microscopio

¡Presta atención a los acabados! No solo son difíciles de quitar múltiples capas de pintura o barniz, sino que también pueden ocultar defectos como grietas, agujeros de gusano o manchas que no se harán visibles hasta que el objeto haya sido retirado. También tenga cuidado con los barnices demasiado espesos o lacados que solo pueden superar los decapantes específicos o el arenado radical. Si no cuentas con equipo técnico, elige muebles que solo cubran una capa de pintura o barniz para poder quitarlos con una lijadora o papel de lija. Preste especial atención a las chapas de madera: si hay ampollas, es probable que sea necesario pegar o reemplazar toda la chapa.

¡Bonitos pies para esta cómoda vintage!

Atención a los detalles

Incluso si el estado general del objeto es decisivo, no debe descuidar los detalles. Fíjate bien debajo y detrás del codiciado mueble, abre las puertas, comprueba que los cajones se deslicen, que la madera no esté dañada a la altura de las bisagras … También son importantes los revestimientos interior y exterior, porque sustituir el moleskin de un El papel de escritorio o tocador puede ser complicado. No dudes en manipular, o incluso agitar (¡moderadamente!) El objeto que te interese. Una mesa debe ser estable, una silla no debe “rajarse” cuando te sientes sobre ella … Verifica las soldaduras, remaches, costuras y todas las piezas de desgaste. Si es necesario, negocie el precio a la baja para cubrir el costo de los artículos a reemplazar. En el mueble estar atento a la presencia de pequeños agujeros, esto es señal de que la madera está carcomida y debe ser tratada y luego consolidada.

¿Abriste los cajones de esta cómoda moteada?

Las imperfecciones también son buenas

A veces, el valor de mercado o un flechazo pueden hacernos enamorarnos de un objeto, incluso dañado. Tenga en cuenta que el cristal o el vidrio astillado pueden repararse solos, pero su uso puede verse comprometido. La cerámica se puede reparar, siempre que tengas todas las piezas para que la recomposición no suponga un “juego” que debilitaría demasiado el conjunto. El metal picado, abollado u oxidado también tiene su encanto, especialmente cuando el cepillado y el encerado le devuelven su brillo. Incluso el mármol roto se puede pegar con pegamento epoxi: si es probable que quede visible una pequeña grieta, ¡el objeto no perderá necesariamente su valor y encanto! No lo dudes ni por los marcos ennegrecidos ni por los espejos cosidos, su pátina es a menudo lo que los hace deseables. Sin embargo, evite muebles con patas rotas que, incluso restaurados, seguirán siendo frágiles.

Bonita cama de ratán para la habitación de un niño.

Errores para no cometer

Antes de salir de caza ten en cuenta estos consejos: * Es fácil enamorarse de un elemento aislado como un cabecero o una barandilla de hierro forjado, diciéndote que lo vas a retocar y adaptar. Haga esta elección solo si sabe exactamente qué hacer con el objeto y tiene los materiales para transformarlo o completarlo. De lo contrario, corre el riesgo de abarrotar su garaje o ático durante muchos años. * Evita la compra compulsiva de objetos demasiado deteriorados para cumplir con su primer uso: cochecitos de ratán demasiado frágiles transformados en objetos decorativos, jarrones de metal demasiado oxidados para ser usados, macetas con revestimiento acolchado … Tantas cosas que acumulan polvo porque no se pueden reparar correctamente. * Piense también antes de intentar desvíos peligrosos. Convertir esta caja del ejército en una cabecera, ¿es realmente una buena idea? Y estos tubos de ensayo de laboratorio, ¿sabrán realmente bien en tu buffet? Ciertas categorías de objetos están ciertamente muy connotadas y difícilmente se prestan al juego de la transposición. Depende de ti ver si, mediante un sutil trabajo de reapropiación, consigues hacer olvidar la vocación primaria de estos objetos.

¿Cómoda de los años 60 o sillón de mimbre?

Ahora está listo para echar un vistazo a las ventas de garaje sin temor a cometer un error. ¡Y sepa que, como todo, las antigüedades se pueden aprender y que su estilo se agudizará en los mercados de pulgas, envíos y compras!