¿Cómo dar la bienvenida a la primavera en tu salón?

Cuando finalmente llega marzo, ¡respiramos! Esperando el sol que calienta la piel, el aire fresco pero no helado, las mañanas brillantes y el canto de los pájaros, estamos ansiosos por recibir la primavera. Y para aprovechar los beneficios de esta temporada, mejoremos nuestro salón, que debe transformarse de un capullo acogedor en una oda a la alegría. Aquí están los 7 pasos principales para la metamorfosis.

Guardamos todo lo que nos recuerda el frío invierno

Durante todo el invierno, las bajas temperaturas nos animaron a cubrirnos bien y a aprovechar al máximo nuestro hogar como un capullo cálido. Como resultado, hemos acumulado objetos en el salón que funcionan casi como peluches. En primer lugar, el famoso plaid en el que nos enrollamos todo el invierno en el sofá, y en la misma línea también está la alfombra de pelo de animal colocada en nuestro sillón favorito. Por último, no olvidemos las velas que aún están en la mesa de café, así como los leños junto a la chimenea para los afortunados entre nosotros. Si estos objetos tienen un cierto confort durante nuestras largas tardes de invierno en el salón, ha llegado el momento de guardarlos para dar cabida a un nuevo ciclo.

Abrimos paso a la luz

Con las corrientes de aire invernal, las ventanas a veces nos resultaban un poco duras y algunos encontraron la solución con gruesas cortinas que aislaban tanto del frío como del exterior. Con los días cada vez más largos y las temperaturas subiendo, es hora de descompartimentar todo esto y aportar un poco de luminosidad a nuestra sala de estar. Por lo tanto, comenzamos reemplazando las cortinas gruesas por cortinas más ligeras que traerán un máximo de luz. También dejamos a un lado todos los tejidos demasiado pesados ​​como los terciopelos y los cambiamos por tejidos que evocan la suavidad de la primavera como el lino o el encaje.

¿Qué tal agregar un aire exótico a la sala de estar?

Movemos los muebles

Una vez que la luz exterior tiene el potencial de iluminar nuestra sala de estar con nuevas cortinas, también es importante asegurarse de que los muebles no sean un obstáculo para el sol. Mejor, debemos asegurarnos de que esta luz natural tenga el mejor efecto en nuestra habitación. Para ello, reorganizamos nuestro mobiliario para que los sofás y sillones aprovechen al máximo los rayos del sol (y nosotros también). Sin mencionar que mover muebles siempre tiene un efecto beneficioso en nuestra mente, siempre nos sentimos más ligeros después de una buena sesión de reorganización.

Cambiamos la pintura (o el fondo de pantalla)

Afortunadamente, ¡no es obligatorio rehacer sus cuadros o papeles pintados cada temporada! Por otro lado, si teníamos la intención de hacerlo, este comienzo de la primavera es el momento perfecto para comenzar. Primero por un lado práctico ya que finalmente podemos dejar las ventanas abiertas sin riesgo de neumonía para evacuar los olores de pintura y pegamento. Finalmente, nos beneficiaremos mucho mejor de un nuevo color en nuestro salón durante la primavera y el verano ya que los días son más largos. Seguimos el ciclo de la naturaleza como si esta nueva atmósfera fuera la del renacimiento.

Las plantas invaden la sala y eso es bueno!

Invitamos plantas y flores

Aquí hay un consejo obvio para cualquiera que busque celebrar la primavera. Es hora de encontrar un pulgar verde y llenar de vegetación. Primero, hay plantas al aire libre que pueden haberse mantenido en el interior durante el invierno y que deben volver a colocarse afuera. Esta no es razón para vaciar completamente su sala de estar de plantas. Al contrario, aprovechamos las flores que aterrizan como la lila, el tulipán, el narciso o la mimosa. Para las plantas verdes, optamos por especies refrescantes como el clorofito o el Aeschynanthus japhrolepis (impronunciable pero también imprescindible).

Nos ponemos accesorios de primavera

Si las plantas ya son un primer paso para celebrar la primavera, existen otros accesorios decorativos que también pueden hacer el truco (especialmente si no tienes un pulgar verde). Para celebrar adecuadamente la primavera en nuestro salón, existen varias opciones. Puedes empezar con toques de flores gracias a estampados florales en objetos cotidianos como cojines, blocs de notas o incluso ilustraciones enmarcadas. Otros objetos evocan naturalmente la frescura de la primavera, como jaulas de pájaros, baratijas de mariposas o lindos conejitos de cerámica.

Y por supuesto … ¡hacemos la limpieza de primavera!

Por último (aunque es recomendable empezar por ahí), la limpieza de primavera en el salón es sin duda la mejor forma de rendir homenaje a la primavera. Al hacer el polvo a fondo (lo que implica ir a buscarlo incluso detrás de los muebles), casi de inmediato tendremos la impresión de respirar mejor. Y también tendremos que pasar por la caja de limpieza antes de que sea demasiado tarde. ¡Respira, es primavera!