¿Cómo conservar tu lavavajillas por más tiempo?

Una vez que haya probado los placeres del lavavajillas, rápidamente se hace evidente que es imposible retroceder el reloj. En este contexto, es mejor poner todas las posibilidades de su lado para asegurar una larga vida a su lavavajillas. Mantenimiento, uso y errores a evitar: descubra cómo hacer que su lavavajillas dure más tiempo para no tener que volver a meter las manos en el agua (sucia) del fregadero.

Dale mantenimiento a tu lavavajillas

Aunque el lavavajillas lavará sus platos, no es autolimpiante. Su mantenimiento regular es necesario tanto para que sus cualidades de lavado se mantengan intactas como para asegurar su longevidad. Es importante limpiar regularmente los filtros en el fondo del tanque y los brazos de lavado. En algunos modelos (más bien de gama alta), es posible que se advierta al usuario de la necesidad de revisar el filtro, pero esto no está disponible en todos los lavavajillas, por lo que depende de usted prestar atención. Esta limpieza asegura un buen drenaje y evita malos olores en tu lavavajillas. Los brazos rociadores también deben limpiarse, ya que pueden obstruirse con residuos de alimentos. Por lo general, es suficiente ponerlos bajo el chorro de agua para que parezcan nuevos. En todos los casos, consulte las instrucciones de uso que indican el procedimiento a seguir. Finalmente, limpie los sellos de las puertas con un paño húmedo limpio para asegurar su elasticidad.

Cada semana, recuerde comprobar el estado del filtro.

Haciendo la guerra contra la piedra caliza

Aunque la cal no es un peligro para el consumo, puede ser una amenaza para la eficiencia de su lavavajillas. Cuanto más calcárea sea el agua, mayor será el depósito de sarro en la resistencia de su dispositivo. Recuerda que la incrustación es incluso más rápida cuando el agua se calienta (esta es la razón por la que muchos electrodomésticos sufren el mismo inconveniente). Esta incrustación provocará un sobreconsumo en el lavavajillas ya que la capa de incrustaciones sobre la resistencia impide que esta última cumpla su función como debería. Si no se hace nada, se puede terminar con un mal funcionamiento grave o incluso una avería cuando la piedra caliza toca los elementos calefactores. ¿Cómo luchar contra la cal en tu máquina? Debes empezar por conocer la dureza de tu agua, esta indicación está disponible en tu factura de agua o en el sitio web de la Agencia Regional de Salud. Cuando el agua es dura (también hablamos de agua dura), es necesario proteger el lavavajillas con sal regeneradora (también importante para la calidad del lavado), un descalcificador o un limpiador de máquinas. También puede eliminar el sarro con una solución casera ejecutando un ciclo de lavado al vacío con una taza de vinagre blanco vertido en el fondo del aparato, pero esta última solución no debe repetirse con demasiada frecuencia.

Usar bien tu lavavajillas

La longevidad de su lavavajillas también depende de su uso. Se deben seguir ciertas reglas para un uso correcto. Antes de colocar tus platos, cubiertos y vasos, es recomendable eliminar los restos de comida (sin necesidad de enjuagar previamente). Disponga los platos de acuerdo con las recomendaciones de las instrucciones de uso de la máquina y evite sobrecargas que podrían interferir con el lavado. Compruebe que haya suficiente sal regeneradora y abrillantador. Por último, adapte el programa de la máquina según la vajilla a lavar. ¿Qué producto usar para su lavavajillas? Si bien las tabletas todo en uno proporcionan un sustituto de la sal y el abrillantador, generalmente es una buena idea seguir usando estos productos en beneficio de su lavavajillas. También es mejor colocar su tableta en el recipiente provisto para el producto en lugar de en la canasta de cubiertos, ya que esto garantiza una mejor disolución.

Cada lavavajillas tiene su organización, consulte las instrucciones

Errores a evitar

Por último, se deben evitar ciertas manipulaciones si se desea mantener el lavavajillas en buen estado. Ciertos objetos, por ejemplo, no deben lavarse con su máquina: este es el caso, por ejemplo, de ciertos plásticos que pueden derretir y degradar el interior de la máquina. su lavavajillas. También es preferible lavar a mano los envases con una etiqueta, ya que esta última puede desprenderse con el calor y obstruir el filtro. Por último, tenga en cuenta que el aluminio no se recomienda en absoluto para el lavavajillas porque se ennegrece y puede obstruir los circuitos de la máquina. En cuanto surja cualquier duda, consulte las instrucciones de uso de su lavavajillas o llame al servicio postventa de la marca, que podrá asesorarle sobre el procedimiento a seguir.