Calefacción auxiliar para aumentar la temperatura.

¡Calentadores pequeños, móviles y de moda para llenar de calor!

Es uno de nuestros mejores aliados en la temporada baja, cuando en casa todavía no hace suficiente frío para reiniciar la calefacción central pero ya no hace tanto calor como para prescindir del todo de calefacción. También es muy útil cuando bajan las temperaturas y que en ocasiones, determinadas estancias pequeñas de la casa necesitan un impulso, por ejemplo el baño o la habitación de los niños. Los calefactores auxiliares pequeños y móviles están jugando ahora la carta de tendencia para armonizar mejor con nuestros interiores.

Antes de comprar su calefactor auxiliar, sepa que puede elegir entre diferentes modelos:

  • calentadores de ventilador,
  • convectores móviles,
  • radiadores llenos de aceite,
  • paneles radiantes eléctricos,
  • chimeneas electricas
  • calentadores de petróleo.

Para seleccionar el que mejor se adapte a sus necesidades, también es importante hacerse ciertas preguntas: ¿qué calefactor para qué habitación? ¿Es posible moverlo fácilmente? ¿Qué potencia según la cantidad de metros cuadrados?

Para aquellos que favorecen la estética, dos categorías de calentadores auxiliares le atraerán. Nuestro favorito es obviamente la chimenea eléctrica con sus brasas y fuego virtual que se activan con un simple botón. Diseño, refinado y muy cálido, ¡nos encanta!

Para el baño, recurrimos a los calefactores de cerámica. Estos últimos suben muy rápidamente de temperatura y difunden una corriente de aire caliente muy agradable al ducharse.

Por último, el último elemento a tener en cuenta, y no menos importante: el presupuesto. Los pequeños presupuestos podrán recurrir a radiadores de aceite (desde 25 euros) o calefactores (desde 15 euros). Aquellos que tengan un presupuesto mayor para gastar en su calefacción auxiliar pueden optar por modelos algo más caros como convectores y paneles radiantes (desde 70 euros) o chimeneas eléctricas (desde 90 euros).