Banco de entrada: ¡10 ideas para adoptarlo!

Inspiraciones decorativas para elegir el banco de entrada adecuado

El banco de entrada es este pequeño mueble tan elegante como práctico. Sirve tanto para vestir la entrada como para sentarse a quitarse los zapatos, lo suficiente como para convertirlo en un favorito de la decoración y un mueble imprescindible… ¡lo que, sobre todo, te dan ganas de elegir el adecuado!

1. Un banco de entrada rústico

Para una atmósfera envolvente como un chalet de montaña o una granja de estilo antiguo, no hay nada como un banco de entrada rústico de madera maciza. Blanqueado, gris, divinamente patinado, preferiblemente no demasiado grande para un efecto artesanal más marcado, agrega autenticidad a una entrada bohemia o minimalista.

2. Un banco de entrada moderno

¿Una casa moderna? Optamos por un banco de entrada moderno estilo escultura aérea, con una estructura metálica minimalista y un asiento acolchado de vivos colores. Blanco y turquesa, negro y amarillo, todo gris o completamente rojo, ¡desafiamos el contraste y el diseño para una entrada actual!

3. Un banco de entrada al tocador

¿Qué tal transformar la entrada en un acogedor tocador? Con un banco de entrada retro con el asiento acolchado y los pies delicadamente curvados, el ambiente es tan elegante como acogedor. En cuanto a potenciar el efecto chic, añadimos un gran espejo dorado o plateado, tanto por estilo como por funcionalidad.

4. Un banco de entrada recuperativo

¿Una pantalla que cuelga o persianas mullidas? Esto es lo que hacer un banco de entrada de recuperación tan original como el diseño, siempre que añadas patas que queden ocultas. Incluso podemos deslizarnos debajo de las cajas del banco de bricolaje o los zapateros, y te dejamos ver cómo queda la decoración en la parte superior con una escalera reciclada como perchero.

5. Un banco de entrada crudo

La madera en bruto está de moda, tan perfecta en una decoración industrial como escandinava o bohemia, barata y fácil de combinar. Obviamente, somos fans de banco de entrada de madera en bruto, especialmente cuando es calentado por una planta verde y un cojín gráfico, bajo un gran espejo redondo tan moderno como útil.

6. Un banco de entrada versátil

los banco de entrada con zapatero integrado A veces es menos diseño, pero tan práctico que no dudamos en adoptarlo. Sobre todo porque también ahorra espacio y mantiene la entrada organizada, a la vez que se integra fácilmente en una decoración moderna y acogedora en blanco y negro.

7. Un banco de entrada integrado

En una entrada larga, el espacio se optimiza con un banco de entrada integrado en un conjunto personalizado real. Con grandes cajones debajo, percheros arriba y estantes altos, el gabinete aprovecha el espacio disponible al tiempo que ofrece el máximo almacenamiento. Así es como mantener ordenada la sala de estar, ¡incluso con niños!

8. Un banco de entrada de época

¿Un toque retro en la decoración? Buscamos un banco de entrada de madera vintage, con o sin archivo. Combinado con una bonita alfombra natural y unos delicados cojines, impresos o pulidos, crea un ambiente tradicional y atemporal, cálido y acogedor. ¿Quién dice mejor?

9. Un lujoso banco de entrada

Lujoso en estilo, no necesariamente en precio, el banco de entrada de cuero negro es imprescindible. Con tonos beige, madera y blanco, acentúa una decoración elegante y refinada que se adapta a todas partes e incluso puede combinarse con muebles más contemporáneos o elementos clásicos.

10. Un banco de entrada escandinavo

Difícil ignorar el Banco de entrada escandinavo para crear una atmósfera nórdica, entre minimalismo y capullo. El secreto ? Líneas redondeadas, asiento acolchado, colores suaves y madera clara. ¡Incluso podemos reciclarlo en el dormitorio si decidimos cambiar de estilo más tarde!