Aparador vintage: 8 formas de integrarlo en tu interior

Lleva el aparador vintage a tu interior

El aparador vintage suele ser un mueble bajo con puertas correderas o batientes. Algunos modelos también están equipados con cajones. Este tipo de armario puede tener varios módulos y, cuando tienen más de 3, se denominan “en suite”. Este imprescindible de los años 50 a los 60 está regresando a nuestros interiores. Ahora veamos cómo integrarlo mejor.

Espacio de almacenamiento

El aparador vintage es espacio de almacenamiento significativo en el que puede acomodar tanto la vajilla como varios documentos. Por tanto, este mueble resultará ser tan estético como práctico. En la parte superior de su buffet bajo, sus jarrones, elementos decorativos o marcos de fotos ocuparán naturalmente su lugar para para adornarlo y realzarlo. El buffet añejo está listo. tanto una unidad de almacenamiento como un espacio de decoración.

Pon tu aparador vintage en perspectiva

El aparador vintage se merece mucho” destacar en tu salón. Por eso, ponlo en perspectiva para que su característica madera o chapa sea el protagonista de tu decoración de interiores. Entonces puedes, por ejemplo colocar suspensiones ligeras sobre el aparador que, una vez encendidos, se resaltarán aún más. Por otro lado, evita colocar un espejo encima de tu buffet vintage a riesgo de hacer que se olvide de su presencia y pierda su carácter.

Enmarca tu buffet vintage con papel tapiz

Para realzar su buffet vintage, enmarquelo conun papel pintado con acentos modernos para hacer los muebles más modernos. Así que elige un papel pintado con motivos geométricos recordará el estilo vintage de su aparador. Con dibujos o liso, elija un papel tapiz que hará que tus muebles se destaquen y él traerá ligereza especialmente si es imponente. El papel tapiz servirá así como decoración de fondo a tus muebles que serán honrado de una manera única y personal.

Combina el aparador vintage bajo con un estante de pared

Coloque un estante de pared justo encima de un aparador vintage bajo te hará sentir como si fuera tuyo un gabinete de dos cuerpos. Un estante de forma rectangular acentuará este efecto visual más que un simple estante lineal. Puede acomodar, según su elección, objetos decorativos, plantas, libros o platos. Elija su estante de pared en el mismo tono que el de tu aparador vintage para crear la armonía perfecta de un mueble de dos piezas. Para mayor originalidad, puede optar por un estante en un material diferente como el metal o en un color contrastante que hará que tu aparador bajo vintage destaque más y lo modernice aún más.

Convierte tu aparador vintage en un mueble de televisión

Un aparador vintage puede servir muy bien como soporte de TV. Entonces, tu televisor realzará tus muebles. Este también puede acomodar todo su equipo audiovisual como un reproductor de DVD, una caja de Internet y / o una consola de juegos. un aparador vintage más grande que la pantalla de tu televisor. En este caso concreto, puede resultar interesante elegir un aparador buffet, es decir compuesto por al menos 3 módulos diferentes.

Rodea el aparador vintage con elementos coloridos

El aparador vintage se ubicaba originalmente en espacios con colores generalmente neutros y sobrios. Pero hoy, puedes integrarlo por completo en tu hogar y darle la importancia que se merece rodeándolo de muebles y accesorios coloridos. No dudes en casarlo con colores de vitaminas y para variar formas aportando una redondez particular para cortar su apariencia recta. ¡Sin duda apreciará un lavado de cara!

Coloca una lámpara en tu aparador vintage

Para integrar tu aparador vintage en tu salón y resaltarlo, coloca una lámpara en su bandeja. Elígelo de un estilo actual para modernizar tus muebles. Apagado o encendido, atraerá la atención y hará que tu buffet se destaque muy bien. Prefiere una lámpara a la estructura ligera lo que contrarrestará la apariencia masiva de este mueble.

Elige un aparador vintage que se adapte a tu espacio

Si hay una regla a seguir para que el aparador vintage encaje perfectamente en tu interior es elegir un modelo cuyas dimensiones estén en consonancia con las del espacio que está destinado a acomodarlo. Encontrarás bufés vintage de varios tamaños. Sin duda, encontrará fácilmente el que se adapte a su interior. Para completar su integración, elígelo en un color que recuerde ciertos elementos de tu decoración como las patas de tu mesa o los reposabrazos de tus sillones.