7 falsos mitos que te impiden escribir y como superarlos

Siete falsos mitos que te previenen escribir y disminuyen tu aptitud creativa, tu espíritu y las ganas de seguir. En este articulo vamos para exorcizar a todos esos demonios que están en tu cabeza y obstruyen todo el tiempo tu sendero.

IDEAS QUE MATAN TU ESCRITURA

Todos poseemos en la cabeza a un hombre mezquino que todo el tiempo nos habla de lo simple que va a ser fallar, las risas que se van a publicar a nuestra costa, las escasas capacidades que poseemos para escribir, lo estúpidos que somos y esos absurdos. tramas que son nos pasan. Este hombre se alía, en ocasiones, con las musas, esas repugnantes que jamás están cuando las requerimos, y con seres más chicos y malvados que resuenan en nuestras cabezas para decirnos que nos encontramos perdiendo el tiempo en mil lenguajes diferentes.

Y no les cuento nada, cuando llega el hada de la limpieza y comienza a enumerar las telarañas del techo bajo las que nos encontramos tratando escribir y las infinitas opciones que poseemos de que nos coma la mierda. Todo mientras oímos a la lavadora quejarse amargamente de lo solitaria y dejada que la poseemos. La ropa sucia hace los coros a 4 voces, lo que se ve complicado, pero como perdieron calcetines como socios que van solo por ello, poseemos el cuadro terminado de la pobreza.

Por si todavía no tenías el cupo cubierto con todos estos bailes a tu alrededor, ahí está lo que circula por fuera de tu cabeza, los una cantidad enorme de absurdos consejos que recibes día tras días en relación miras una comunidad o pisa una actividad social popular de escritores o lo que sea. Y no te diré si se te sucede decir que estás escribiendo.

La imagen se ve mal. En la mitad de muchos mitos sin sentido, estás, al límite del desarreglo mental frente a la PC, intentando día tras día de hallar esa historia que llevas en tu cabeza. Tienes que tener una fuerza de intención del tamaño de Sebastopol para lograr llevarlo a cabo. Y seguramente lo tienes, además, tienes que estudiar a reprogramar tu cerebro para no caer en el desánimo.

Entonces, para asistir un poco, estoy aquí con esta publicación. Vamos a enviar a todos a tomar un aire fresco en 3, 2, 1… Ahora, voy a enumerar algunos de esos falsos mitos que hacen de tu vida un infierno.

7 FALSOS MITOS QUE TE IMPIDEN ESCRIBIR BIEN Y COMO EXORCIZARLOS

HOY NO TENGO INSPIRACIÓN, NO LO VOY A HACER BIEN.

Este es el pensamiento más recurrente de un escritor. Jamás piensas que lo vas a llevar a cabo bien. Y es una aceptable señal. Supone que te tomas tu trabajo seriamente y deseas llevar a cabo tu mejor esfuerzo. Eso es espectacular, pero no pierdas la visión. Hasta que comiences a escribir, no lo vas a saber. A lo mejor hoy es el día en que cortas esa escena, es posible que ese personaje que hoy te resistió se mueva … Todo lo que tienes que llevar a cabo es dejar la cabeza en blanco por un segundo, amordazar al hombre que grita y ponerte manos a la obra. Punto.

También te puede interesar  Ejemplos de carta de presentación de servicios a una empresa

ESCRIBIR ESTÁ SENTADO CONTINUAMENTE FRENTE A LA COMPUTADORA.

Error, escribir es tener un horario claro y conciso, en relación a nuestras pretenciones del día a día, que nos permita vivir y disfrutar; trabajan (pocos se ganan la vida escribiendo) y practican deportes con regularidad. Aunque la inclinación te transporta a ser un ratón de biblioteca y la escritura supone el cierre ocasional del mundanal ruido, ese no puede ser el tónico. Si no vives, no escribirás bien. No vas a tener referencias, no vas a conocer personalidades diferentes, no vas a saber solucionar muchas situaciones. Lo primero que debe llevar a cabo un escritor es vivir.

En este momento viene cuando alguien dice que qué tontería, Pepito Pérez, que le brindaron el premio Nobel, no salió de su casa … Está bien, sí, puede ser, siempre hay una distinción que asegura la regla.

Además, y esto no va a salir, o no en todos los casos, si no haces deporte, tu espalda se va a unir al coro de dolientes que tienes en el hogar, que puede ser peor que los calcetines perdidos, vamos, yo no. Tengo que decírtelo. Nada, que si no haces ejercicio seguramente ya lo vas a tener en pie de guerra. Entonces en un cuerpo sano Debe existir una variable más en la ecuación para lograr escribir con concentración.

SI LEO MIENTRAS ESCRIBO, VICIO MI ESTILO

Dios mío, mátame camión. Esto es tan absurdo que cuando lo escucho (y lo escucho con mucha frecuencia), se me ponen los pelos de punta y no te lo cuento.

He venido a leer articulo, que no voy a poner aquí por modestia y educación, diciendo que leer no asistencia para nada a escribir bien. Después se me cae la cabeza y me toma media hora volver a ponérmelo.

¡Quítame ese libro! ¡Dios mío, solo mirarlo me hace perder mi estilo!

Lee hasta quedarte agotado, abofetea a ese elfo que reitera que estás perdiendo el tiempo, que te vas a volver dependiente, que no podrás tener estilo … Cuanto más lees: bueno, malo y regular, el más destacable vas a saber cómo detectar tu estilo y cuándo lo estás realizando bien

Tienes que contar tu historia, como te agradaría leerla. La manera más óptima viable. Cuanto más lea, más utilidades va a tener para llevarlo a cabo.

No te confundas con tener tu propio estilo, preocúpate por escribir bien, de manera concisa, con una aceptable selección de expresiones. Dale al lector esa vivencia de lectura flotante y vas a tener tu estilo.

TENGO QUE SABER RÁPIDAMENTE SI ESTO ES DE ALGUNA UTILIDAD.

Estás escribiendo, ya tienes medio libro, el hombre barrigón comienza a gritar en tu cabeza día tras día, diciéndote que estás realizando la canela. Hay una cantidad enorme de proyectos que nadie lee, varios escritores que, como tú, generan gigantes proporciones de libros, ya que, estás perdiendo el tiempo. En tu cabeza empieza a aparecer la duda razonable sobre si ese horrible hombre tiene razón. Entonces, te pones en modo loco y comienzas a entrar en contacto con algún servicio que se te presente que logre sacarte de inquietudes.

También te puede interesar  Formato de carta de autorización para trámites bancarios

Envía un correo pidiendo capitales para que alguien valore el trabajo, inclusive si solo está a medio llevar a cabo. Resultado: pierdes el dinero que inviertes y con algo de mala suerte hasta que desees finalizar. Un trabajo a medio llevar a cabo es imposible apreciar. Estás en un instante especial y una mala valoración puede hacerte dejarlo o, peor, que desfigures esa hermosa iniciativa que tienes en la cabeza. Lo que tienes que llevar a cabo es intentar capturarlo de la forma que mejor se pueda y, después, se va a ver. Carpe Diem.

Es más, va a llegar el instante de soliciar opinión y este instante va a seguir siendo especial y deberás suponer detenidamente a quién preguntar.

¡Maldito editor! ¡Ni siquiera quiero mirar!

LOS EDITORES Y CORRECTORES DE PRUEBAS SON MIS ENEMIGOS

¡Bendito señor! ¡Ayudarnos! Si lo que es necesario para ti es el alma de un lanzador para ser corregido, cuanto más mejor. Se usa un editor para llevar a cabo brillar todos esos diamantes en bruto que no habías notado.

Una obra se transforma en maestra sólo en rectificación. Una corriente de aire tiene la posibilidad de tener bastante olor, pero la más grande parte va a ser detritus, por consiguiente vómito. Esa es la verdad. Una goma de eliminar requiere pulirse bastante.

Un profesional jamás desfigurará tu texto, si después de su aclaración o rectificación consideras que está mejor como lo tenías antes, vas a ser libre de dejarlo de esta forma, pero su asistencia y vivencia van a hacer que tu trabajo se potencie totalmente. Si renuncias a ellos, engrosarás las listas de libros que caen por la ventana mental del lector hasta un pozo sin fondo que sí tiene un nombre: bote de basura.

MIS AMIGOS SON MIS LECTORES CERO

Ya sé que cuesta gastar el dinero en un lector cero profesional y ni te lo diré en un editor para guiarte a hacer mejor el trabajo. Lo sé, pero necesitas esa asistencia. Nadie es con la capacidad de llevarlo a cabo solo. Los buenos libros son fruto de una serie de expertos que empieza con un enorme escritor.

Entonces, enviar el texto a todos tus amigos y populares puede ser útil como una lluvia de ideas inicial. No digo que no, pero les valdrá argumentar de forma sólida por qué no les agrada algo (si tienen la capacidad de decírtelo, luego de ver que no has salido ultimamente por dedicar todo tu momento de libertad para la novela). Por bastante que lean, si no se ocupan de esto, va a ser complicado que te ayuden más allá de lo evidente.

Varios tienen la solución: enviar una eterna sucesión de cuestiones a sus cero leyentes. Suponen que de esta forma les valdrá menos construir un argumento lo verdaderamente profesional viable, pero… Hay un pero muy grande. tanto como nuestro amigo barrigudo. Un lector cero radica en ponerse en la piel del lector, sin ningún tipo de orientación, así como va a hacer cuando se publique el libro. Una secuencia de cuestiones, que para empeorar las cosas fué creada por nuestro creador, siempre van a estar sesgadas.

También te puede interesar  El viaje del héroe: Una estructura para tu novela

Primero, fijarán su atención en tus cuestiones, dado que eres el creador y no sabes de donde se encuentran los errores… ¿Cuál crees que va a ser el resultado?

En segundo lugar, ¿cree que se tomarán el tiempo para debatir con usted esa interminable sucesión de cuestiones? ¿Sabes cuánto tiempo transporta leer un manuscrito con tanta atención y precaución?

Pienso que si responde a estas cuestiones, va a saber por qué no sugiero asesorar a sus propios leyentes cero. Además de que, desde luego, no son expertos (a nadie se le ocurriría tirarle ese hilo a un profesional). Es una manera de exprimirlos que no frecuenta ofrecer los especiales resultados. En la situacion de que sigas suponiendo que tus amigos y populares se van a convertir en cero leyentes, déjalos a su libre albedrío y deja que cada uno te dé su opinión (sincera o no).

ME COPIAN LAS TRAMAS

Habitual de los talleres de escritura, no voy a comunicar con el resto la iniciativa que tengo en la cabeza de que hay muchas personas aquí y lo mismo está copiado de mi súper trama. ¡Señor, llévame pronto! En la situacion de que sea una joya de la historia, que puede ser, no lo dudo, nadie va a poder escribirla como tú lo harías. Es tu historia, tu iniciativa, únicamente tú puedes llevarlo a cabo de esta forma.

Y además, en la situacion de que alguien se atreva a copiarte, piensa que da igual lo que se cuente, sino cómo se cuente, para que te olvides de ese absurdo prejuicio.

«No puedo, hay mucha gente aquí …
«Cálmate, no nos pasa nada.»
—Eso no está pasando, dice, ¿ves ese rubio? Ese copia mi idea… ¡No puedo!

En un brainstorming con otros como tú, tu historia se puede enriquecer totalmente, contarás con los consejos del instructor del taller o de personas que a lo mejor controlen más que tú de la escritura y, quién sabe, cuando menos te lo esperes un Un aspecto sin consideración que alguien te contribuye puede enriquecer esa trama hasta parámetros nunca pensados. Entonces si has invertido el dinero en un taller, fluye, absorbe, cuenta y vive la vivencia sin ataduras.

Y hasta aquí esta sucesión de ideas absurdas que se nos mete en la cabeza en medio del desarrollo creativo. Los peores demonios de un escritor están dentro de él, le previenen continuar adelante. La seguridad en uno mismo es la primera y más importante de las virtudes que sustenta a un escritor. Y, lo de mayor relevencia, estos mitos minan la paciencia, infaltante para aguantar la carrera de extendida distancia que piensa escribir un libro.

Seguramente conoces más mitos, por eso te invito a llenar este artículo. ¡Vamos, ayúdame con eso! ¡Ah, y comienza a escribir, ahora!

¿Te ha resultado útil este post?