5 ideas decorativas para realzar una canasta tailandesa

¿Qué hacer con una canasta de bolas?

Ligeras, naturales y auténticas, las cestas tailandesas se han convertido en nuestros mejores aliados decorativos para guardar todo en dos pasos. Solos o acumulados en un rincón del salón, te permiten guardar cuadros escoceses, pero también resaltar plantas verdes, esconder tu pequeño desorden, guardar revistas … Una descripción rápida de las múltiples formas de uso una canasta de bolas decorativa!

Una canasta tailandesa como maceta

¡En solo unos años, la canasta de bolas tailandesas ha logrado la hazaña de establecerse como la maceta más hermosa para nuestras plantas de interior! Según las cuentas de Instagram de las bloggers de decoración más de moda, incluso es imprescindible magnificar una Monstera o un cactus grande. Hay que decir que las fibras vegetales naturales de canasta tailandesa combinan a la perfección con las plantas y que la redondez de este accesorio aporta suavidad al conjunto.

En resumen, si quieres exhibir una planta verde pero no tienes una maceta, ¡no dudes en desviar tu canasta tailandesa para eso!

Una canasta tailandesa para poner ramas de eucalipto

Otra tendencia decorativa imprescindible es llenar tu canasta con ramas de eucalipto. Solo colócalos en la canasta, sin agua, y espera a que se sequen. Luego podremos disfrutar de su dulce fragancia y su sutil color verdín durante todo el invierno. Para exhibir bellamente el eucalipto, asegúrese de elegir una canasta tailandesa que no sea ni demasiado alta ni demasiado ancha: de lo contrario, las ramas se verán desproporcionadamente grandes y solas en ellas.

Para crear un pequeño efecto de contraste con el verde del eucalipto, puede elegir un canasta plegable bicolor en tonos naturales y pasteles: el resultado es magnífico.

Una canasta tailandesa junto a la cama en el dormitorio.

Lo bueno de cesta plegable tailandesaes que puede ser útil en cualquier estancia de la casa! En el dormitorio, por ejemplo, la pelota de baloncesto se puede colocar a los pies de la cama para permitirle guardar mantas adicionales, sus pantuflas o incluso cojines. En un dormitorio principal, puedes acumular 4 o 5 uno al lado del otro para un efecto 100% decorativo a un precio muy bajo. Y si el dormitorio es pequeño, también puedes colgar una canasta en un gancho como mesita de noche para deslizar libros, revistas, pañuelos y cualquier otra cosa que habitualmente se encuentre en una mesita de noche.

Una canasta de bolas para colgar por toda la casa

El Grande ventaja de las bolas de baloncesto tal vez puedan colgarse fácilmente de un gancho o perchero. Cuando la entrada carece de armarios, se pueden utilizar, por ejemplo, para guardar bufandas, bufandas y pequeños paraguas.

En una cocina, pueden ser muy útiles para guardar paños de cocina y bolsas de plástico, mientras que en el baño, las cestas tailandesas son perfectas para guardar toallas y ropa sucia.

Una canasta tailandesa para edredones infantiles.

En la habitación de los niños, donde a menudo reina el desorden, el canasta de bolas plegable Puede convertirse rápidamente en un elemento esencial para guardar juguetes y peluches. De hecho, más ligero y suave al tacto que la caja de juguetes, se transporta fácilmente de una habitación a otra cuando tus hijos quieren llevar sus juguetes a la sala de estar.

Y además, con la pelota de baloncesto, ¡no hay riesgo de pillarse los dedos entre sus fibras vegetales!