5 consejos para desengrasar los muebles de tu cocina

En la cocina, el mobiliario se enfrenta a duras pruebas. Entre salpicaduras de aceite de cocina y restos de comida, los muebles de cocina deben mantenerse con cuidado para evitar daños. Te damos todos nuestros consejos para acabar con las manchas de grasa. Descubre 5 consejos para desengrasar los muebles de tu cocina.

1. Bicarbonato de sodio

Una y otra vez, el bicarbonato de sodio es un gran aliado doméstico que todo el mundo debería tener en casa. Debido a que tiene la particularidad de ser abrasivo, este producto milagroso es eficaz para eliminar la grasa incrustada en los muebles de cocina. En la práctica, basta con humedecerlo y extenderlo sobre la superficie del mueble. Luego frote suavemente y enjuague con una esponja limpia y ¡listo! La buena noticia ? ¡El bicarbonato de sodio también es un gran antibacteriano! Suficiente para proteger el mueble de tu cocina de los microorganismos que proliferan en la superficie.

2. Vinagre blanco

Por sus propiedades antibacterianas y desengrasantes, el vinagre blanco es perfecto para limpiar, desinfectar y desengrasar muebles de cocina. Y eso no es todo, ¡también neutraliza los malos olores! Para obtener los resultados más efectivos, hierva el vinagre blanco con agua (en cantidades iguales) y luego vierta la mezcla en un recipiente rociador. Es bueno saberlo: el vinagre de Apple tiene propiedades similares al vinagre blanco. ¡Así que es una gran alternativa cuando no tienes ambos tipos de vinagre en casa!

3. Aceites vegetales

¿Qué pasa si utiliza aceite vegetal para eliminar las manchas de grasa de los muebles de su cocina? Aunque extraño, este truco no podría ser más efectivo, ¡especialmente en muebles de madera! Puedes, por ejemplo, optar por aceite de coco o aceite de girasol. Utilice un paño limpio que humedezca ligeramente con aceite y frote suavemente las superficies de los muebles con movimientos circulares. Para muebles de cocina lacados, ¡nada como el aceite de linaza! Mezcla aceite de linaza en partes iguales con trementina y harina y obtendrás un desengrasante natural eficaz.

4. Limón

Es bien sabido, ¡el limón es un limpiador natural con superpoderes! No en vano se encuentra en muchos productos para el hogar. Así que bien podríamos aprovechar lo que nos ofrece la naturaleza, sobre todo cuando sabemos que además de ecológico, ¡el limón es económico! Para usarlo como desengrasante, diluya el jugo de dos limones en un litro de agua y luego frote sus muebles con una esponja antes de enjuagar. ¡Un consejo que puedes aplicar en cualquier estancia de la casa! Porque, más allá de ser un desengrasante, el limón también es un producto blanqueador, desinfectante y desodorante natural.

5. Polvo de hornear

Cuando no se limpian a tiempo, los restos de comida que quedan en la superficie de los muebles de cocina pueden endurecerse. ¿Resultado? Son mucho más difíciles de eliminar. Si las manchas de grasa forman capas gruesas e incrustadas, el polvo de hornear es ideal para crear un decapante suave. Como con todo lo demás, el truco consiste en mezclar el polvo de hornear con agua para crear una pasta espesa que puedas frotar con un paño limpio.