3 ideas para perfumar tus cortinas de forma natural

Declaramos la guerra a los malos olores con recetas 100% naturales y consejos para cortinas que huelen bien en poco tiempo: ¡frescura garantizada!

Al diablo con los productos químicos, la madre naturaleza nos mima con innumerables ingredientes naturales para elaborar fragancias para el hogar, perfectas para los textiles del hogar. Hay que mimar las cortinas para perfumar el espacio con el dulce aroma de la primavera. Preparación casera o mezcla lista para usar: pulverizamos perfumes naturales en nuestras cortinas para eliminar los malos olores.

Un coctel de plantas para perfumar las cortinas

La naturaleza perfuma delicadamente las cortinas del dormitorio

Lavanda, menta, laurel o rosa, las variedades de plantas son numerosas y cada una de ellas aporta diversos beneficios a nuestro interior. No dudamos en pinchar algunas hierbas en la cocina o en el jardín para crear un cóctel de aromas. La salvia y la lavanda repelen las plagas, mientras que la menta y los pétalos de rosa embriagan los tejidos con un aroma refrescante. Mezclados con agua tibia, estos ingredientes simplemente se rocían sobre las cortinas para hacerlas fragantes. Una receta para variar según tus deseos, añadiendo más o menos flores. ¡Pero también puede optar por fragancias de habitación listas para usar!

Aceites esenciales para perfumar tus cortinas

Un concentrado de aceites esenciales para cortinas gruesas en el salón

Los aceites esenciales más concentrados son excelentes fragancias para el hogar. Hay todo tipo de ellos en el mercado ya que tratan muchas dolencias, como herpes labial o problemas respiratorios. Los aceites esenciales se usan con moderación: una o dos gotas son suficientes para perfumar un interior de manera efectiva. Se diluyen en una botella de spray llena de agua antes de rociar las cortinas.

Una fragancia afrutada para tus cortinas

Aroma afrutado para textiles de salón

Mandarina, naranja o limón: los cítricos también revelan su poder olfativo para nuestro mayor placer. Los amantes de estos aromas picantes deben saber que las cáscaras de estas frutas amarillas son perfectas para crear aromas interiores. Siguiendo el mismo principio que las plantas o los aceites esenciales, se mezclan con agua, esta vez hirviendo, para entregar sus esencias. Para un resultado más suave, agregue uno o dos trozos de vaina de vainilla antes de rociar todo sobre las cortinas: ¡fragancia gourmet garantizada!